Imagen Publicidad

¿Necesitas ayuda?

Consulta a nuestros expertos de Saberpsicologia.com, te ofreceremos atención personalizada y te ayudaremos a enfren-tarte a tus problemas

Depresión

¿Tengo depresión?

¿Cuándo debo pedir ayuda? ¿Estoy deprimido? Aprende a descubrir los síntomas de esta enfermedad, cada vez más común en nuestros días debido al estrés.

¿Tengo depresión?

Comparte este artículo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Tuenti Compartir en Meneame

Se calcula que en nuestro pais hay más de seis millones de personas deprimidas. Dos de cada tres pacientes en España no recibe un diagnóstico adecuado de su trastorno depresivo, hay largas esperas para acudir al especialista (a veces de meses), los médicos de atención primaria tienen que improvisar diagnósticos y si quieres un tratamiento adecuado no te queda más remedio que pagarlo.

Todos sabemos lo que es deprimirse, porque lo hemos sentido en algún momento de nuestra vida.

La depresión es una respuesta normal ante una pérdida dolorosa de cualquier índole como la pérdida de un familiar, de la persona amada, el empleo, dinero, la salud, etc.


Ante un acontecimiento duro es normal pasar por una fase de duelo, pero si el sufrimiento es demasiado intenso o duradero, la depresión pasa a ser patológica y es entonces cuando tienes que pedir ayuda. 

El duelo por la muerte de un ser querido dura en torno a dos meses, en ese tiempo no se diagnosticaría como depresión porque sería duelo, pasado este tiempo y si los síntomas persistieran ya sí que cambiaría el diagnóstico.

Para saber si la intensidad es patológica hay que tener en cuenta varios factores: la persona no puede llevar una vida normal, no puede trabajar, ni realizar las tareas domésticas, ni cuidar de los niños, descuida su aseo personal, e incluso, en los casos más graves es incapaz de levantarse de la cama.


Los síntomas de la depresión son: estado de ánimo deprimido, desinterés por los demás, pérdida de placer por cosas que antes sí le hacían disfrutar, falta de actividad e interés, cambios en el peso, trastornos en el sueño, baja autoestima, dificultades de concentración, sentimientos de culpa, etc.

Según el criterio diagnóstico DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) se establece que la duración debe ser: la presencia diaria durante dos semanas de síntomas. No se suelen tener todos los síntomas, aunque sí la mayoría de ellos. Además dos son imprescindibles para el diagnóstico: estado de ánimo depresivo y pérdida de interés.

Ante cualquier duda consulta siempre con un profesional especialista psicólogo o psiquiatra y recueda que la enfermedad tiene que ser tratada lo antes posible, no dejes que la tristeza se haga crónica en tu vida.