Por los que nos enseñan a ser felices.

Habilidades sociales > Saber estar: manual de las buenas maneras.

Por los que nos enseñan a ser felices.

- Por los que estrechan la mano con firmeza y mirando a los ojos.

- Por los que no presumen: nadie alardea de lo que le sobra.

- Por los que dan más importancia a su casa que a su coche.

- Por los que confían en sí mismos sin preocuparse por el qué dirán.

- Por los que no hacen comentarios sobre sobrepeso o calvicie que evidentemente ya sabemos.

- Por los que nos estimulan en lugar de criticarnos.

- Por los que actúan por convicción y no por adulación.

- Por los que rezan pero no dejan de remar hacia la orilla.

- Por los que hacen lo correcto, sin importar lo que otros piensen.

- Por los que se ponen en el lugar de los demás y ven el mundo desde sus zapatos.

- Por los que ubican sus pretensiones en el marco de sus posibilidades.

- Por los que comparten lo que tienen: el que no vive para servir, no sirve para vivir.

- Por los que no confunden riqueza con éxito.

- Por los que nunca pierden el sentido del humor.

- Por los que tratan a sus empleados con el mismo respeto que a sus clientes.

- Por los que no olvidan que el silencio es a veces la mejor respuesta.

- Por los que no desechan una buena idea porque no les guste de quien viene.

- Por los que escuchan el doble de lo que hablan (por algo tenemos dos oídos y una sola boca).

- Por los pobres que no pierden su riqueza y los ricos que no pierden su humildad.

- Por los que nos envidian: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento

- Por los que saben que la felicidad no es una meta sino un camino y disfrutan mientras lo recorren.

 

Por todos ellos...

... que nos enseñan a ser felices.

 

Autora: Rosa María Miguel García.