El elefante encadenado.

Desde pequeños nos van imponiendo pequeñas estacas necesarias para nuestra educación. Pero cuando crecemos esas estacas ya no sirven y ese es el momento ser libres y buscar nuestra felicidad.

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales... Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

 

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos

centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un

animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la

estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté

entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó

que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del

elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían

hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio

como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era

muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de

que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus

esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro...

Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a

su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no

puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza...

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de

estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de

cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no

lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria

este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca

más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la

estaca y pensamos:

No puedo y nunca podré.


Autor: Jorge Bucay.


La mujer que era un hombre. El síndrome de la insensibilidad androgénica. El caso de Anne S.

 Anne S., una atractiva mujer de 26 años, solicita tratamiento porque ella y su marido no pueden tener hijos.

Anne S., una atractiva mujer de 26 años, solicita tratamiento debido a dos trastornos relacionados con el sexo:

  • Ausencia de menstruación
  • Dolor durante el acto sexual

Solicitud ayuda porque ella y su marido, a lo largo de cuatro años, habían intentado, sin éxito, tener hijos, y ella asumía que una parte del problema era la ausencia del ciclo menstrual. Un examen físico revelo que Anne era una mujer joven y sana. Su única particularidad evidente en principio era la escasez y debilidad de vello púbico y axilar. Un examen de sus genitales externos no reveló ninguna anormalidad. Sin embargo, había algunos problemas con los genitales internos. La vagina medía solo 4 cm de longitud y el útero no estaba desarrollado.

Sorprendentemente los médicos de Anne llegaron a la conclusión de que era genéticamente un hombre, increíblemente llegaron a la conclusión de que Anne, la atractiva y joven ama de casa, era en realidad un hombre felizmente casado con su marido.

Tres pruebas apoyan este diagnóstico. En primer lugar, las células que se extrajeron del interior de la boca de Anne, resultaron ser del tipo másculino XY. En segundo lugar una pequeña incisión en el abdomen de Anne, que permitió a los médicos ver el interior, reveló un par de testículos internos, pero no ovarios. Por último, las pruebas pusieron de manifiesto que los niveles hormonales de Anne eran los de un hombre.

Anne sufre el síndrome de insensibilidad androgénica. Todos sus síntomas vienen del hecho de que su cuerpo tiene la capacidad para responder ante los andrógenos. Durante su desarrollo sexual, los testículos de Anne liberaron cantidades de andrógenos normales para un varón, pero su organismo no podía responder a ellos y su desarrollo prosiguió como si no se hubiesen liberado andrógenos, sus genitales externos, su cerebro y su comportamiento evolucionaron de acuerdo con las lineas femeninas preprogramadas, sin los efectos de unos andrógenos que anulasen el programa femenino, y sus testículos eran incapaces de descender desde la cavidad corporal al no haber escroto a donde bajar. Más aún, Anne no desarrollo conductos internos femeninos porque, al igual que otros varones genéticos, sus testículos liberaban la sustancia inhibidora del conducto de Müller. Esta es la razón por la cual su vagina era tan corta y su útero no estaba desarrollado. Al llegar a la pubertad, los testículos de Anne liberaron suficientes estrógenos para afeminizar su cuerpo en ausencia de los efectos contrarios de los andrógenos. Sin embargo, la androstendiona adrenal no fue capaz de estimular el crecimiento del vello púbico y axilar

Money y Ehrhardt (1972) estudiaron el desarrollo psicosexual de 10 pacientes insensibles a los andrógenos y llegaron a la conclusión de que la placidez de sus juegos de infancia, sus metas, sus fantasías, su comportamiento sexual y su instinto maternal (varios habían adoptado niños) “estaban de acuerdo con el estereotipo idealizado de lo que constituye la feminidad en nuestra cultura”. Al parecer en ausencia de los efectos masculinizantes de los andrógenos los niños que parecen hembras son criados como hembras y acaban pensando y actuando como tales, aunque genéticamente sean varones.

Un aspecto interesante de la ética médica se plantea con el síndrome de la insensibilidad androgénica. Muchas personas creen que los médicos deberían decirle todo a sus pacientes. ¿Si fuese el médico de Anne, le diría a ella que es un hombre? ¿Se lo diría a su marido? La vagina de Anne fue agrandada por medio de cirugía, se le aconsejó que adoptara a un niño y por lo que se sabe hasta ahora sigue felizmente casada e ignorante de su sexo genético.

Un caso similar a este apareció en la serie House MD donde una atractiva joven resultó ser vícticma del síndrome de la insensibilidad androgénica, exteriormente su cuerpo se había desarrollado como el de una voluptuosa mujer, al no haber influido las hormonas masculinas, andrógenos, durante su desarrollo.

Referencia bibliográfica: Sacado del libro Biopsicología de John P.J. Pinel, Editorial Prentice Hall,

4ª Edición. www.pearsoneducacion.com

¿Qué es el amor?

No es es grande quien más sitio ocupa, ni quien más tiempo estuvo sino quien más vacío deja cuando se va.

Cuando decimos que amamos a alguien... ¿Estaremos en lo cierto? ¿Cómo saberlo?

Ante la presencia de la persona supuestamente amada...

Te sudan las manos, tu corazón se acelera y no te sale la voz.
Eso no es amor... es nerviosismo.

No puedes quitarle tus ojos ni tus manos de encima.
Eso no es amor... es lujuria.

Sientes orgullo de que te vean a su lado
Eso no es amor... es vanidad.


Nunca es tarde para volver a empezar.

Todo lo que se nos pide es que nos elevemos por encima de nuestros infortunios. Deja que la vida te muestre nuevas maneras de encarar viejos problemas.


 

Siempre habrá momentos difíciles y días complicados en nuestra vida.

Nos da la impresión de que ciertas cosas simplemente no estaban destinadas a pasar y que algunos proyectos simplemente no estaban destinados a funcionar.

Siempre enfrentaremos decepciones, pero también recibiremos muchas

bendiciones especiales.

Todo lo que se nos pide es que nos elevemos por encima de nuestros infortunios.

Deja que la vida te muestre nuevas maneras de encarar viejos problemas.

Deja que te ofrezca nuevos descubrimientos.

Deja que los días desplieguen ante ti nuevas posibilidades que hasta entonces desconocías, nuevos sueños que nunca soñaste, y que te regale las semillas de nuevas ideas que nunca antes sembraste.

Deja que la vida modere tus convicciones y te muestre todo lo que está oculto detrás de cada escena: la profunda paz del cambio de estaciones, la majestad de lo que significa tener y ser un amigo, la alegría que se descubre al comprender que nunca es tarde para volver a empezar.

Deja que la vida brinde abundancia a tu alma y a tu corazón.

Déjala cantar en ti y mostrarte cómo apuntar a las estrellas.

Deja que te ayude a alcanzar todo lo que deseas para ser todo lo que eres.

Se trata de una regla muy sencilla:

Cuanto más das, más recibes.

Y cuanto más lo hagas, más te gustará hacerlo.

Eres una persona maravillosa que merece tener una bella vida. Y si alguna vez sobreviene la dificultad, sé que puedes elevarte por encima de ella.

Reasignación del sexo tras una extirpación del pene.

En este artículo vamos a ver uno de los casos más famosos publicados sobre el desarrollo sexual es el de un gemelo idéntico varón cuyo pene fue accidentalmente destruido durante una circuncisión.


Uno de los casos más famosos publicados sobre el desarrollo sexual es el de un gemelo idéntico varón cuyo pene fue accidentalmente destruido durante una circuncisión a la edad de 7 meses. Al no existir ninguna manera satisfactoria de reemplazar el pene perdido, John Money un experto en la materia muy respetado recomendó la castración del niño, que se le creara una vagina artificial, que el niño fuese criado como una niña y que se le administraran estrógenos al llegar a la pubertad para afeminizar su cuerpo. Tras muchas angustias y consideraciones, los padres siguieron el consejo de ) Money. El informe de Money (1975) sobre este caso de ablación del pene ha sido muy influyente. Ha sido visto por algunos como la prueba definitiva de la controversia de la naturaleza frente a la crianza con relación al desarrollo de la identidad y el comportamiento sexual. Parecía oponer los efectos masculinizantes de los genes masculinos y de las hormonas masculinas a los efectos de ser criados como hembras. La disponibilidad de un sujeto de control genéticamente idéntico, el hermano gemelo, aumento el interés del caso. Según Money, el desenlace de este caso cae claramente del lado de la teoría del aprendizaje social de la identidad sexual. Money informó en 1975, cuando el paciente tenía doce años, que “ella” se había desarrollado como una hembra normal, con lo cual se confirmaba su predicción, de que ser gonadectomizado, sufrir la alteración quirúrgica de sus genitales y ser criado como una niña, podría anular los efectos masculinizantes de los genes masculinos y de los primeros andrógenos liberados. Debido al interés del caso, la descripción de Money, en muchos libros de texto y en muchos reportajes de televisión, revistas y periódicos, siempre con el mensaje de que la identidad sexual y el comportamiento sexual de los hombres y de las mujeres es en gran parte una cuestión de la educación recibida.


Sin embargo, un seguimiento a largo plazo publicado por varios expertos independientes de los que habían prescrito el tratamiento, cuentan una historia totalmente diferente (Diamond y Sigmundson, 1997).


A pesar de tener genitales femeninos y de ser tratada como una hembra, John/Joan, se desarrollo siguiendo una linea masculina. Aparentemente, el órgano que determina el curso del desarrollo psicológico es el cerebro y no los genitales (Reiner, 1977), Los siguientes fragmentos del informe de Diamond y Sigmundson ofrecen una idea de la vida de John/Joan:


Desde una edad muy precoz Joan tenía tendencia a comportarse de manera masculina. Prefería las actividades de los chicos y los juegos y mostraba poco interés por las muñecas, la costura y otras actividades convencionales femeninas. A la edad de 4 años observaba a su padre afeitarse y a su madre ponerse carmín en los labios y empezó a ponerse crema de afeitar en la cara. Cuando se le dijo que se pusiera maquillaje como su madre, ella dijo: “No quiero maquillarme, quiero afeitarme” .


“Las cosas ocurrieron muy pronto. De niña empecé a sentirme diferente respecto de muchas más cosas de las que debería. Sospeche que era un chico desde el segundo curso”.


A pesar de la ausencia de pene, Joan a menudo intentaba orinar de pie y a veces iba al servicio de los chicos Joan era atractiva como una chica, pero en cuanto se movía o hablaba, su masculinidad resultaba evidente. Las otras niñas la gastaban bromas sin parar y ella reaccionaba a menudo con violencia, lo que dió como resultado su expulsión del colegio.


Joan fue puesta en tratamiento con estrógenos a la edad de 12 años, pero se rebeló. No quería feminizarse, odiaba sus pechos incipientes y se negaba a usar el sujetador.


A la edad de años Joan decidió vivir como un varón y decidió convertirse en John, en ese momento el padre de John le reveló entre lágrimas su historia entera. “De repente todo encajó. Por primera vez comprendí quién y qué era”.


John solicitó un tratamiento de andrógenos, una mastectomía (extirpación quirúrgica de los senos) y una faloplastia (creación quirúrgica de un pene). Se convirtió en un joven atractivo y popular, se casó a la edad de 25 años y adoptó a los hijos de su mujer. Es estrictamente heterosexual, la capacidad de John para eyacular y experimentar orgasmos volvió tras el tratamiento con andrógenos. Sin embargo, su castración precoz eliminó permanentemente su capacidad reproductora.


John vive una vida feliz y productiva pero le queda un poso de amargura por el tratamiento sufrido y su incapacidad para producir descendencia. Quiere que su historia se conozca para salvar a otros de su experiencia. Como las vaginas son más fáciles de crear por cirugía que los penes, muchos texto médicos abogan por la creación de niñas a partir de niños nacidos con un pene inadecuado.


Referencia bibliográfica: Sacado del libro Biopsicología de John P.J. Pinel, Editorial Prentice Hall,

4ª Edición. www.pearsoneducacion.com


Exterminador de hormigas.

Dale a la mente algo con lo que entretenerse o te hará la vida imposible. La mente te controlará sólo si tú la dejas.

Un día en un periódico local apareció un anunció: “Se busca exterminador de hormigas”.

Hasta la casa del anunciante, llegaron como si de un desfile se tratara, numerosas personas dispuestas a fulminar la plaga, pero uno a uno todos marchaban profiriendo insultos contra el que pretendía contratarles.

Pasaron los meses, y el anuncio seguía presente en el periódico, pero ya nadie respondía a él.

El hombre desesperado modificó el texto: “Entrego mi casa a quien extermine mis hormigas”. Al día siguiente, hacia las doce, un anciano con voz temblorosa se presentó ante él.

– ¿Qué desea buen hombre?
- Vengo a eliminar sus hormigas

El dueño de la casa se le quedó mirando, ¿cómo iba, este pobre anciano, a resolver su problema, cuando otros más jóvenes y bien preparados ni siquiera lo habían intentado?

- ¿Puedo pasar? – preguntó el anciano.
- Adelante – respondió el joven echándose hacia un lado.

Entraron en el salón y se sentaron.

- ¿Dónde se encuentran las hormigas?
- Ahora no se ven, solo salen de noche desfilando a mi alrededor, y no me dejan dormir.
- ¿Alguien ha intentado hacerlas desaparecer?
- Nadie. Todos se han ido furiosos de aquí
- ¿Por qué?
- Querían fumigar la estancia y no funcionaria, pues solo están a mi alrededor y el veneno me mataría a mí. Querían fumigar de día, pero solo salen de noche, así que cuando les decía que tendrían que pasar la noche en mi dormitorio, que es donde aparecen, se ponían furiosos y me insultaban.

El anciano soltó una risita:

- Hombre dicho así …
- Mire, a mi no me importa lo que piensen, solo quiero solucionar mi problema.
- ¿Qué puede hacer usted?

El anciano se aclaró la voz y mientras encendía una pipa preguntó:

- ¿Cómo es su tamaño?
- Chiquito, pero a veces se juntan y parecen gigantes
- ¿A qué hora salen?
- Indefinida, pero solo cuando me acuesto
- Y ¿meten mucho ruido?
- Es un murmullo constante, y aunque tape mis oídos continua, a veces parece que resuenan dentro de mi cabeza
- Y ¿de qué hablan?
- ¿Hablar…? ¡¡¡Son hormigas….!!!

El anciano impertérrito volvió a preguntar:

- Ya…, pero ¿de qué hablan…?

El hombre suspiró, cuando contó a los fumigadores que las hormigas mantenían conversaciones le tacharon de loco, y se juró no volver a decirlo a nadie, pero el anciano lo había adivinado. Se le quedó mirando antes de responder, pero él se adelantó.

- Yo padecí una plaga igual y las mías hablaban siempre de dinero, como guardarlo, dónde invertirlo, dónde esconderlo… pero eso fue hace tiempo.
- Y las suyas ¿de qué hablan?
- De tristeza, soledad, vejez…
- Entiendo… – respondió el anciano
- Todo eso le machaca por la noche, y durante el día ¿en qué piensa?
- No tengo tiempo, trabajo en mi despacho y no salgo con nadie.
- Y si pudiera hablar con alguien ¿de qué hablaría…?

Poco a poco entraron en conversación, hablaron de música, de viajes, de literatura y al finalizar, el anciano se despidió.

- Mañana volveré, quizá alguna salga esta noche, pero mañana se habrán terminado

Incrédulo el hombre cerró la puerta. No le importaba que el anciano volviera, al fin y al cabo, había disfrutado. Cuando esa noche se acostó, sus pensamientos se centraron en la conversación y sorpresivamente las hormigas las sentía lejanas y poquitas.

Tres días más con el anciano y desaparecieron definitivamente.

Entonces el anciano reclamo su precio:

- Prometiste tu casa, si terminaba con la plaga, así que ahora tu casa es mía.
- Pero si lo deseas la podemos compartir, y así nos aseguramos que nunca vuelvan a aparecer.

Feliz de no abandonar su hogar, pregunto el joven al viejo:

- ¿Cómo lo has hecho?
- Muy fácil -respondió él
- Les di lo único que las puede matar: algo dulce que chupar …

Autor: Francisco Javier Tejerina


Las 4 Leyes Espirituales de Sai Baba.

Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor. Recuerda:  Si eliges el mundo quedarás sin amor,  pero si eliges el amor,  con él conquistarás el mundo.

La primera ley dice: 
"La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: 
"Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". 
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestra vida podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante... 
No existe el: "si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. 
Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestra vida son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera ley dice: 
"En cualquier momento que comience es el momento correcto". 
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestra vida, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última ley dice: 
"Cuando algo termina, termina". 
Simplemente así. Si algo terminó en nuestra vida, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. 
Creo que no es casual que esté leyendo esto, si este texto llega a su vida hoy; es porque está preparado para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

¡Vive Bien, Ama con todo tu Ser y sé Inmensamente Feliz!  
"Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor, Recuerda: 
Si eliges el mundo quedarás sin amor, 
pero si eliges el amor, 
con él conquistarás el mundo." 
Albert Einstein


La rana y el escorpión.

Aléjate de los escorpiones, pero nunca dejes de ser rana.

Cuenta un relato popular africano que en las orillas del río Níger, vivía una rana muy generosa.

Cuando llegaba la época de las lluvias ella ayudaba a todos los animales que se encontraban en problemas ante la crecida del rio.
 
Cruzaba sobre su espalda a los ratones, e incluso a alguna nutritiva mosca a la que se le mojaban las alas impidiéndole volar. Pues su generosidad y nobleza no le permitían aprovecharse de ellas en circunstancias tan desiguales.


También vivía por allí un escorpión, que cierto día le suplicó a la rana: "Deseo atravesar el río, pero no estoy preparado para nadar. Por favor, hermana rana, llévame a la otra orilla sobre tu espalda".


La rana, que había aprendido mucho durante su larga vida llena de privaciones y desencantos, respondió enseguida: "¿Que te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si estoy cerca de tí, me inyectarás un veneno letal y moriré!"


El escorpión le replicó: "No digas estupideces. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en las aguas y yo, que no sé nadar, perecería ahogado."


La rana se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndola... y finalmente aceptó. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y comenzaron la travesía del río Níger.


Todo iba bien. La rana nadaba con soltura a pesar de sostener sobre su espalda al escorpión. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel animal que llevaba sobre su espalda.


Llegaron a mitad del río. Atrás había quedado una orilla. Frente a ellos se divisaba la orilla a la que debían llegar. La rana, hábilmente sorteó un remolino...


Fue aquí, y de repente, cuando el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:
"¡Lo sabía!. Pero... ¿Por qué lo has hecho?"


El escorpión respondió: "No puedo evitarlo. Es mi naturaleza".


Y juntos desaparecieron en medio del remolino mientras se ahogaban en las profundas aguas del río Níger.

El fuego de la amistad.

Un día el amor le preguntó a la amistad: ¿Para que estás tú,si ya estoy yo? La amistad le respondió: porque yo llevo sonrisas cuando tu dejas lágrimas.


Erase una vez un hombre pobre pero lleno de coraje, cuyo nombre era Alí. Trabajaba para Ammar, un viejo y rico comerciante.

En una noche de invierno dijo Ammar: "Nadie puede pasar una noche igual a aquella en lo alto de la montaña, sin frazadas y sin comida. Pero sé que usted necesita dinero y si consigue hacerlo, recibirá de mí una gran recompensa. Si no lo consigue, trabajará para mí por treinta días, sin ningún sueldo".

Ali respondió: "Acepto tu reto y mañana venceré esta prueba".

Pero, al salir de la tienda, vio que realmente soplaba un viento helado, se quedó con miedo y resolvió preguntar a su mejor amigo, Aydi, si no le parecía una locura aceptar esa apuesta.

Aydi, después de hacer una corta reflexión, le dijo: "Voy a ayudarte. Mañana cuando estés en lo alto de la montaña, mira adelante. Yo también estaré en lo alto de la montaña vecina, pasaré la noche entera con una fogata encendida para tí. Mira el fuego, piensa en nuestra amistad, y eso te mantendrá con calor. Tú lo conseguirás y después te pediré algo a cambio".

Ali venció la prueba, recibió el dinero y fue a casa de su amigo: "Me dijiste que pedirías un pago.¿Cuánto?"

Ali le tocó sus hombros y dijo:"Si, pero no es en dinero. Promete que si en algún momento el viento frío pasar por mi vida, tú encenderás para mí el fuego de la amistad."

Autor: Paulo Coelho

La historia del lápiz

En nuestra vida siempre dejamos huellas. Pero algún día nuestro lápiz llegará a su fin. No olvidéis escribir una feliz historia.

El niño miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado,

le preguntó:

- “Abuelo, ¿Estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos?

¿Es, quizá, una historia sobre mí?”

El abuelo dejó de escribir, sonrió y dijo al nieto:

- “Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más

importante que las palabras es el lápiz que estoy usando. Me

gustaría que tú fueses como él cuando crezcas”.

El niño miró el lápiz, intrigado, y no vio nada de especial.

- “Abuelo, ¡Pero si es igual a todos los lápices que he visto en mi

vida!”

- “Mira, escúchame, Todo depende del modo en que mires las

cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas,

harán de ti una persona por siempre en paz con el mundo”.

* Primera cualidad: puedes hacer grandes cosas, pero no olvides

nunca que existe una mano que guía tus pasos. A esta mano

nosotros la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección

a su voluntad.

* Segunda: de vez en cuando necesito dejar de escribir y usar el

sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final está

más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos

dolores, porque te harán mejor persona.

* Tercera: el lápiz siempre permite que usemos una goma para

borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que

hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo

importante para mantenernos en el camino de la justicia.

* Cuarta: lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni

su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto,

cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

* Finalmente, la quinta cualidad del lápiz: siempre deja una

marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas

en la vida dejará trazos, e intenta ser consciente de cada acción.

Autor: Paulo Coelho



< Anterior 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | Siguiente >

15 16 17 18 19 20 21 22

< Anterior Siguiente >