La lección de la mariposa

Si queremos ayudar a alguien en su evolución es importante que respetemos los tiempos

Un hombre encontró el capullo de una mariposa. Un día, apareció en él una pequeña abertura. El hombre se sentó y observó durante varias horas cómo la mariposa luchaba, esforzándose para poder pasar a través de ese pequeño agujerito.

El hombre pensó que no progresaba, que la mariposa había llegado al límite de sus posibilidades y que no podía seguir avanzando; entonces, decidió ayudarla. Tomó una tijera y cortó el pedacito restante del capullo. La mariposa, entonces, salió muy fácilmente. Pero tenía el cuerpo hinchado y las alas pequeñas y arrugadas.

El hombre siguió observando a la mariposa, esperando que, en cualquier momento, las alas pudieran agrandarse y expandirse para poder soportar el cuerpo que, de un momento a otro se contraería. Pero esto no sucedió; la mariposa pasó el resto de su corta vida arrastrándose con el cuerpo hinchado y las alas encogidas, y nunca llegó a volar.


Los ciegos y el elefante

Cuando te embarques en una discusión asegurate de saber de lo que hablas

Una vez, Buddha estaba en Jetavana, en el reino de Sravasti. A la hora de la comida, los monjes tomaron sus cuencos y fueron a la ciudad a mendigar alimento. Pero como aún no era el mediodía, y era muy temprano para entrar en la ciudad, decidieron ir a sentarse un rato en una sala donde se reunían los brahmanes.

En aquel momento, los brahmanes, discutían entre ellos a cerca de sus libros santos y se había formado una disputa que no conseguían resolver. Llegando a reñir y enemistar unos con otros, diciéndose mutuamente: "Esto que sabemos es ley", lo que sabéis vosotros ¿cómo puede ser la ley?. Lo que sabemos nosotros está de acuerdo con la doctrina. Vuestra ciencia es vana y no tenéis el menor conocimiento. Era así como repartían los golpes con el arma de la lengua, y por un golpe recibido, devolvían tres.

No eres tú, soy yo

Este es un ensayo de Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina; que conocemos hoy como Logoterapia.

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?... ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?... Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil.

De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes. Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.


La especie más fuerte

No somos los más rápidos, ni los más fuertes, ni siquiera los más inteligentes. ¿Qué hace a nuestra especie diferente?

Hay tres millones de especies animales, viviendo en las selvas tropicales, y una de ellas, la hormigas de fuego roja, vive bajo tierra, bajo constante amenaza de aniquilación por inundaciones repentinas. A la naturaleza no le importa. Si una especie quiere sobrevivir, debe demostrar que lo merece.

Cuando las inundaciones vienen, las hormigas de fuego se unen una a la otra, creando una balsa viviente que puede flotar hasta que el agua baja. Meses, si es necesario. Así que ¿Cómo una especie desarrolla algo así? ¿Instinto? ¿Prueba o error? ¿Hubo una hormiga de fuego que estaba siendo arrastrada por el torrente de agua... y se agarró a otra hormiga, sólo para encontrar que juntas podían flotar? ¿Y si fueras la única que supiera lo que se debe hacer... pero no tuvieses palabras? ¿Cómo haces que los demás te entiendan? ¿Cómo pides ayuda?

El buscador de la verdad

Un hombre cansado de buscar la verdad le pidió ayuda a un sabio iluminado para que le ayudara. ¿Pero? ¿Estará preparado para conocer?

En un país remoto, hace ya muchos años, un hombre muy ansioso, cansado de buscar la verdad por distintos medios decidió pedir la guía de un maestro que había alcanzado la iluminación.

Solicitó seguirlo a todos lados para observarlo y poder adquirir de su conducta el poder del conocimiento. El maestro, le dijo que difícilmente le bastaría observar y que sería muy raro que pudiera contar con la suficiente paciencia para no hacer ninguna pregunta ni emitir ningún juicio previo sobre lo que tuviera oportunidad de ver, sin embargo accedió a su pedido después de que el hombre prometiera mantenerse en silencio sin cuestionar ni criticar nada.

El maestro y su discípulo partieron en una barca para atravesar un caudaloso río y poder continuar el viaje en la otra orilla. Una vez cruzado el río y antes de abandonar el barco, el sabio hizo una perforación en el suelo hasta lograr hundirlo. Al ver esto, su acompañante, no pudo evitar señalarle a su maestro, que había destruido sin ninguna razón la embarcación que tan gentilmente le habían ofrecido.


Lo importante es el amor.

Durante un programa de radio sobre casos de la vida real Anthony cuenta su historia de amor.

Durante un programa de radio sobre casos de la vida real, transmitido por una emisora comunitaria en el sur-centro de Wisconsin, Estados Unidos, el hijo de inmigrantes mexicanos Anthony García relató una historia que hizo estallar las líneas telefónicas de la cabina de transmisión. Sin embargo, la producción del programa decidió no sacar las llamadas al aire pues, aunque Anthony estaba contando una tragedia personal; la gran mayoría de las llamadas fueron hechas por mujeres que (si bien no se alegraban por su dolor) celebraban que hubiera aprendido la lección, aunque haya sido demasiado tarde.

Esta es su historia: Mi nombre es Anthony García y llegué a esta ciudad después que mis padres se mudaron de California gracias a una oportunidad de trabajo. En Green Bay conocí, hace ya casi 20 años, a Madeleine, mi primera esposa. ¡Vaya que me costó mucho trabajo conquistarla! La recuerdo cuando tenía 25 años y, como si fuera ayer, puedo verla: bellísima, inteligente, conversadora y siempre con una sonrisa a flor de labios. Me esforcé mucho por demostrarle que yo era un hombre que valía la pena y uno de los días más felices de mi vida fue cuando aceptó ser mi novia.

El hilo rojo del destino

La leyenda del hilo rojo cuenta que las personas estamos destinadas a encontrarnos.

Hay una leyenda japonesa muy popular que cuenta que hace mucho tiempo llegó a oidos del emperador que una bruja muy poderosa era capaz de ver el hilo rojo del destino. Ordenó que la trajeran y cuando la tuvo frente a él, le pidió que encontrara el extremo del hilo rojo que llevaba atado a su dedo meñique. La bruja así lo hizo y la búsqueda les llevó a un mercado en el que una pobre campesina llevaba una niña pequeña en sus brazos. La bruja señaló a la campesina y le dijo al emperador que ahí acababa su hilo rojo. El emperador enfurecido empujó a la campesina e hizo caer a la pequeña bebé que llevaba en brazos. La pequeña se hizo una herida en la frente de la que brotaba mucha sangre. Ordenó que detuvieran a la bruja por haberse reído del emperador y mandó matarla por tamaña ofensa.

El junco y la vida

Yo elegí ser junco, por eso no importa lo que cambie la vida, importa lo que yo cambie.

La vida siempre me sirve la venganza en bandeja. Me tienta con ese "regalo envenenado" que no quiero aceptar, porque entonces qué diferencia habría entre ellos y yo. Lo de "él me pego primero" sirve para la guardería, pero no para la vida.

No importa que el mundo cambie, importa lo que yo cambie. Y cambiaré cuando yo quiera y lo que yo quiera, no lo que me empujen.

Haré como el junco. El junco se dobla ante la adversidad pero no se parte, no cambia; vuelve a su posición original. El junco cambia cuando el sol le inspira a crecer, cuando se nutre con la tierra, cuando le limpia la lluvia. Pero cuando el viento no viene a acariciarlo y sopla con fuerza, el junco se deja llevar, solo unos instantes y después vuelve. Se dobla una y otra vez ante las embestidas del viento, pero su fortaleza le hace volver.

El amor según Platón

Fábula griega de Platón en la que explica cuando se separaron el hombre y la mujer.

Cuenta Platón en El Banquete, quizás uno de los libros más famosos del pensador griego por la fábula que vamos a referir a continuación, que en otra época el mundo era diferente. Más concretamente que junto a los dioses vivían unos seres a los que llama andróginos formados por el componente femenino y masculino, pegadas ambas partes por su espalda, formando seres con cuatro piernas y cuatro brazos, que utilizados para impulsarse más rápidamente en caso de que tuvieran mucha prisa.

De espíritu arrogante y altivo decidieron enfrentarse a los propios dioses olímpicos y retarles. Sabiendo de sus intenciones, aquellos se reunieron tratando de determinar qué línea de actuación seguir.

¿Por qué las personas son malas?

Las personas dañan porque la frustración que sufren las hace volverse agresivas. Dañan porque están dañadas. Muerden a los   demás pero más se muerden a ellos mismos.

Sólo te dañan cuando te atacan con lo que tú te atacas, cuando te dicen lo que tú crees que eres. Porque cuando tú no estás de acuerdo estás por encima de las críticas y no te afectan. Es responsabilidad nuestra pararnos a pensar porqué nos afecta la opinión de los demás más que la nuestra propia.

Las personas dañan porque la frustración que sufren las hace volverse agresivas. Dañan porque están dañadas. Muerden a los demás pero más se muerden a ellos mismos. Y después fingen, hacen como si nada. Aparentan felicidad.

¿Nos vamos a poner a su altura?

¿Compensa la venganza?

¿Tengo que imitar y volverme un amargado?

< Anterior 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | Siguiente >

5 6 7 8 9 10 11 12

< Anterior Siguiente >