El amor a uno mismo de Jorge Bucay

“Si yo no pienso en mí, quién lo hará…                           …Si pienso en mi, quién soy”

Autoestima y egoismo son tomados generalmente como términos antagónicos, aunque ambos comparte un significado muy emparentado: la idea de quererse, valorarse, reconocerse y ocuparse de sí mismo.

Sabemos dónde está cada cosa y cada persona que queremos, pero muchas veces no sabemos dónde estamos nosotros. Nos hemos olvidado de nuestro lugar en el mundo. Podemos ubicar rápidamente el lugar de los demás, el lugar que los demás tienen en nuestra vida, y a veces hasta podemos definir el lugar que nosostros tenemos en la vida de otros, pero nos olvidamos cuáles el lugar que nosotros tenemos en nuestra propia vida.

Nos gusta enunciar que no podríamos vivir sin algunos seres queridos. Yo propongo hacer nuestra la irónica frase con la que sintetizo mi real vínculo conmigo:


Poema que dio esperanza a Mandela.

Este poema de William Henley fue el que mantuvo vivo y con esperanza a Nelson Mandela durante los 27 años que permaneció en prisión.

Es una pieza importante alrededor de la cual GIRA la película de CLINT EASTWOOD que narra la vida de Nelson Mandela desde que es excarcelado hasta que logra una SUDAFRICA UNIDA Y HERMANADA, tras años de racismo y apartheid.

Pero sobre todo esta película habla de RECONCILIACIÓN y de PERDÓN…Como lo hacía NELSON. A quien el odio y el rencor no vencieron tras pasar 27 AÑOS ENCARCELADO en una celda minúscula…

“INVICTUS” (Invencible)

De la noche que me cubre,

negra como el vacío de poste a poste.

Trastornos psicosomáticos

Un trastorno psicosomático es un trastorno físico en el que los factores psicológicos contribuyen a la iniciación y/o mantenimiento de una enfermedad o dolor físico.

Un trastorno psicosomático es un trastorno físico en el que los factores psicológicos contribuyen a la iniciación y/o mantenimiento de una enfermedad o dolor físico.

Cualquier trastorno físico suele implicar igualmente ciertas alteraciones psicológicas, y viceversa. Los trastornos psicosomáticos son aquellos donde los factores psicológicos ejercen una influencia más determinante.

Enfermedades psicosomáticas, tales como cáncer, diabetes y enfermedades coronarias, están influidas por factores psicológicos.

No obstante, recientes investigaciones apuntan a que los factores psicológicos pueden desempeñar un papel esencial en la historia natural de este tipo de enfermedades. De modo que factores como la presencia de estresores ambientales, las estrategias de afrontamiento, las conductas relacionadas con la salud, las características personales y los modos de reacción al estrés han demostrado ser de especial relevancia en este sentido.


¿Por qué hacemos lo que hacemos?

En un experimento con monos descubriremos lo que nos impulsa y motiva a hacer las cosas

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula y en el centro de la misma una escalera con muchas bananas. Cuando uno de los monos subía por la escalera para coger una de las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre él hasta hacerle desistir en su intento. Pasado algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros a la fuerza se lo impedían. Pasó el tiempo y ya ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación que significaban las bananas. Fue entonces cuando los científicos sustituyeron uno de los monos. La primera cosa que hizo el nuevo simio fue subir por la escalera, pero rápidamente los otros monos se lo impidieron por la fuerza. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera. Un segundo mono fue sustituido y ocurrió lo mismo. El primero de los sustitutos, incluso participó con entusiasmo de la paliza que le dieron al novato para impedirle que subiera por la escalera. Un tercero fue sustituido y se repitió el hecho. Finalmente, el último de los monos veteranos fue sustituido, de manera que quedaron en la jaula cinco monos que nunca habían recibido un chorro de agua fría para que desistieran de su intento de alcanzar las bananas que estaban al final de la escalera, pero que, de todas maneras, continuaban golpeando a cualquiera que intentara llegar a las bananas. Estoy seguro que si fuese posible preguntarle a los monos por qué atacaban a cualquiera que intentaba subir la escalera, la respuesta sería: No sé, pero las cosas siempre se han hecho así en este lugar.¿Te resulta familiar? No pierdas la oportunidad de preguntarte: ¿Por qué hago lo que hago?“A la hora de la verdad, lo más importante no será lo que hayamos hecho, sino lo que nos impulsó y motivó. ¿Por qué lo hicimos?”

¿Quién empaquetó tu paracaídas?

Reflexión sobre los soportes que nos sujetan en nuestro día a día.

Charles Plumb se graduó en la Academia Naval de Annapolis y fue un piloto de jets de la US Navy en Vietnam. Después de 74 misiones de combate, el 19 de mayo de 1967 su F-4 Phantom fue derribado por un misil tierra-aire de fabricación soviética, justo 5 días antes de volver a su casa.

Plumb logró eyectarse del avión, su paracaídas se abrió y aterrizó en tierras enemigas.

Fue capturado, torturado y pasó 2.103 días en una prisión minúscula de 8 por 8 metros. Sobrevivió a la prueba al igual que otros 588 prisioneros que volvieron a su país. El 18 de Febrero de 1973, casi 6 años más tarde, regresa a su hogar.

Tiempo después mientras Plumb y su esposa estaban sentados en un restaurante, un hombre de otra mesa se acercó y le dijo:


Dios no existe

Un cliente entra en la peluquería a cortarse el pelo y entabla una conversación sobre la existencia de Dios con el barbero.

Un hombre fue a una peluquería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas. De pronto, tocaron el tema de Dios.

El barbero dijo:

- Fijese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

- Pero, ¿por qué dice usted eso? – pregunta el cliente.

- Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe.

¿Quién eres?

¿Sabrías contestar a esta pregunta sin recurrir a cosas externas?

Cuando una mujer murió, fue llevada al tribunal celestial.

- ¿Quién eres? – pregunto una voz

- Soy la mujer del alcalde - dijo ella.

- Te he preguntado quién eres y no con quien estás casada – respondió la voz

- Soy madre de cuatro hijos.

Porqué me dañó si yo solo le ayudé

Un día caminaba por una calle de mi ciudad y vi a un perro tirado en plena vía sin poder moverse.

Cuando era pequeño pertenecí al Movimiento Scout. Ahí nos enseñaban, entre

otras cosas, la importancia de la "Buena Acción", que consistía en

realizar todos los días actos generosos y nobles, como recoger algún

papel en la calle y tirarlo a la papelera, ayudar en la casa a

lavar platos, cuidar a los animales y a las plantas, ayudar a alguna persona

La influencia del microcontexto en la Terapia de Interacción Recíproca.

El objetivo del presente artículo es presentar un enfoque cuantitativo de algunas características de la Terapia de Interacción Recíproca® de Roberto Aguado.

La Terapia de Interacción Recíproca (en adelante, T.I.R.) se refiere al microcontexto como “la familia, el contexto más cercano”, cuando explica que durante los primeros años de vida la información contextual va cimentando los pilares de la personalidad.

Durante la primera infancia, se podría decir que el sujeto se encuentra permanentemente en estado cuasi-hipnótico (si atendemos a la frecuencia de las ondas cerebrales que predominan en los niños muy pequeños), lo cual facilita la “grabación” emocional de los acontecimientos cotidianos vivenciados. Dichos acontecimientos corresponden únicamente al denominado microcontexto, en la T.I.R. En esa etapa temprana de la existencia, aunque la familia del sujeto estará, por supuesto, inmersa en una cultura condicionante, el niño sólo se ve afectado en la práctica por la comunicación emocional que recibe de las personas que le cuidan directamente.

El vaso

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, preguntó: ¿Cuánto pesa este vaso? Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. El psicólogo respondió: "El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve."

Y continuó: "Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada." ¡¡¡Acuérdate de soltar el vaso !!!

< Anterior 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | Siguiente >

6 7 8 9 10 11 12 13

< Anterior Siguiente >