Porqué me dañó si yo solo le ayudé

Un día caminaba por una calle de mi ciudad y vi a un perro tirado en plena vía sin poder moverse.

Cuando era pequeño pertenecí al Movimiento Scout. Ahí nos enseñaban, entre

otras cosas, la importancia de la "Buena Acción", que consistía en

realizar todos los días actos generosos y nobles, como recoger algún

papel en la calle y tirarlo a la papelera, ayudar en la casa a

lavar platos, cuidar a los animales y a las plantas, ayudar a alguna persona


La influencia del microcontexto en la Terapia de Interacción Recíproca.

El objetivo del presente artículo es presentar un enfoque cuantitativo de algunas características de la Terapia de Interacción Recíproca® de Roberto Aguado.

La Terapia de Interacción Recíproca (en adelante, T.I.R.) se refiere al microcontexto como “la familia, el contexto más cercano”, cuando explica que durante los primeros años de vida la información contextual va cimentando los pilares de la personalidad.

Durante la primera infancia, se podría decir que el sujeto se encuentra permanentemente en estado cuasi-hipnótico (si atendemos a la frecuencia de las ondas cerebrales que predominan en los niños muy pequeños), lo cual facilita la “grabación” emocional de los acontecimientos cotidianos vivenciados. Dichos acontecimientos corresponden únicamente al denominado microcontexto, en la T.I.R. En esa etapa temprana de la existencia, aunque la familia del sujeto estará, por supuesto, inmersa en una cultura condicionante, el niño sólo se ve afectado en la práctica por la comunicación emocional que recibe de las personas que le cuidan directamente.

El vaso

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, preguntó: ¿Cuánto pesa este vaso? Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. El psicólogo respondió: "El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve."

Y continuó: "Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada." ¡¡¡Acuérdate de soltar el vaso !!!


Solo estamos de paso.

Estamos en este mundo de forma temporal, no para siempre.

Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo, Egipto, con

la finalidad de visitar a un famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un

cuartito muy simple y lleno de libros. Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa

y un banco.

- ¿Dónde están sus muebles? – preguntó el turista.

Doy vueltas en la cama sin parar. No puedo dormir.

 A menudo, las ideas falsas y la preocupación por no poder dormir, así como muchos hábitos que perturban el sueño, juegan un papel importante a la hora de provocar y mantener el insomnio.

A menudo, las ideas falsas y la preocupación por no poder dormir, así como muchos hábitos que perturban el sueño, juegan un papel importante a la hora de provocar y mantener el insomnio. 

En los casos en los que algún trastorno psicológico como la depresión o la ansiedad es la causa del insomnio, la psicoterapia puede ser de gran ayuda. Una terapia psicológica puede también ayudar a combatir el insomnio aprendido y el círculo vicioso creado por la preocupación por no poder dormir. En casos de problemas de pareja, laborales o de otro tipo, el psicólogo puede enseñarte técnicas de resolución de problemas y de manejo del estrés. 

Durante la terapia se ayuda a la persona a eliminar las ideas falsas acerca del sueño que muchas personas tienen. Por ejemplo, no sería adecuado que una persona que necesita dormir solamente 6 horas y media, pretendiera dormir durante 8 horas cada noche. 


Nadar contracorriente

La naturaleza humana necesita, a veces, a lo largo de la vida, nadar en contra de la corriente, rebelándonos de imposiciones sociales.

El Salmón es uno de los animales más obstinados que hay en la naturaleza. Nace en el río y crece en sus superficies donde encuentra seguridad y alimento, hasta que es adulto. Su madurez la pasa en las profundidades del mar. Cuando llega la temporada de reproducción nada en contra de la corriente para desovar sus crías, llegando justo a su lugar de nacimiento. Para eso, vuelven del mar, es un viaje muy duro. Entran en los cauces de los ríos y nadan centenares de kilómetros, suben cascadas, saltos, pasan charcas, saltan cualquier dificultad para lograr su objetivo, que no es otro que cumplir su ciclo de vida, dar vida y luego morir. Algunos salmones no llegan a su objetivo, mueren en el intento pero eso no consigue frenar a los que si lo hacen.

Como prevenir el fracaso escolar (Parte 1)

Las calificaciones en los estudios son uno de los elementos en los que los adultos nos fijamos más para evaluar si un chico va bien o va mal en su vida.

Por lo general, la gran mayoría de nuestros hijos tienen la capacidad suficiente para ir bien en los estudios, salvo que tengan algún problema especial que deba ser tratado de forma profesional; pero entonces... ¿por qué les cuesta a veces tanto? ¿qué podemos hacer para que adquieran el hábito del estudio? ¿cómo mejorar el interés por su formación académica?...

A lo largo de varios posts se van a plantear algunas reflexiones y acciones sobre cómo mejorar en los estudios de nuestros hijos y qué podemos hacer los padres para ayudarles de forma positiva.

En este post empezaremos por saber si les conocemos bien.

¿Conoces bien a tus hijos?

Seguramente así sea, pero te invito a reflexionar sobre las siguientes cuestiones y preguntas:

Ventanas rotas, rompamos el círculo vicioso.

La estrategia para prevenir el vandalismo es arreglar los problemas cuando aún son pequeños.


Hace unos días, a través de las redes sociales pude leer un artículo donde se recordaba una vieja investigación que dio pie a "La teoría de las ventanas rotas". La investigación la realizó la Universidad de Stanford en 1969. Si queréis más información, buscad en Google y encontraréis muchas referencias a ella. Yo os traigo un resumen de la misma:

El experimento consistió en dejar dos coches abandonados idénticos en la calle. Uno se dejó en el Bronx (zona pobre y conflictiva de Nueva York en aquella época) y otro se dejó en Palo Alto (zona rica y tranquila de California).

El coche abandonado en el Bronx comenzó a ser víctima del vandalismo en pocas horas. Todo lo aprovechable, se lo llevaron; y lo que no, lo destruyeron. En cambio, el coche abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto.

Clavos en la puerta

El éxito y el fracaso depende de la sabiduría y la inteligencia, que nunca pueden funcionar apropiadamente bajo la influencia de la ira.

Un niño tenía con mucha frecuencia reacciones llenas de ira hacia las personas con las que se relacionaba, porque perdía la paciencia con demasiada facilidad: sus hermanos, sus padres, sus compañeros del colegio... todos eran objeto de su mal trato.

Una tarde, su padre le entregó un paquete lleno de clavos y le dijo:
- Cada vez que pierdas el control, cada vez que contestes mal a alguien, que insultes... clava un clavo en la puerta de tu cuarto.

En muy poco tiempo, la puerta estaba llena de clavos y él, cansado de clavar tantos clavos, fue donde su padre y le dijo:
- Papá, ya he aprendido la lección. He entendido que debo controlar mucho más y no perder la paciencia. Por cierto... ya no cabe ni un clavo más en mi puerta...

Afilar el hacha

Si quieres prosperar tienes que saber qué hacer y hacerlo bien.

En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo y le dijo que podía empezar al días siguiente.

Durante su primer día en la montaña trabajó duramente y cortó muchos árboles.
El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día.
El tercer día se propuso mejorar su producción. Desde el primer momento golpeaba el hacha con toda su furia contra los árboles. Aun así, los resultados fueron nulos.

< Anterior 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | Siguiente >

7 8 9 10 11 12 13 14

< Anterior Siguiente >