Tengo miedo a todo

Un antiguo cuento zen nos habla del miedo y nuestra relación con él.

Un antiguo cuento zen ilustra este concepto:

Érase un ratón que se hallaba en constante estrés por miedo al gato. Un mago se apiadó de él y lo transformó en un ágil felino. Pero, entonces, el pobre animal se empezó a asustar del perro. El mago, con otro golpe de vara, lo transformó en un fuerte can. Pero, al poco tiempo, el agobiado animal empezó a temer al tigre. El mago, aunque ya un poco cansado, lo transmutó en un poderoso tigre, el rey de los felinos. Y en ese punto, a nuestro animal le entró un ataque de pánico ante la presencia del cazador. El mago dio un suspiro, harto de tanto trabajo. Cogió su varita, la alzó y dijo:

–¡Te convierto en ratón y esta vez es para siempre!

 Y añadió:

–Nada de lo que yo haga va a servir, amigo, porque primero tienes que aprender a ser feliz como un ratón. 

7 cosas para decirle a un depresivo

El componente más importante para ayudar a las personas es simplemente aparecer y estar ahí. Y mucha comprensión.

La depresión se caracteriza por ser toda una batalla y afectar tanto física como  emocionalmente a las personas. A menudo es estigmatizada. Pero quizás una de las luchas más grandes a las que se enfrentan las personas deprimidas es la sensación de que nadie más en el mundo puede entender realmente lo que están sintiendo.

Gregory Dalack, presidente del departamento de psiquiatría de la Universidad de Michigan, explica que los sentimientos de aislamiento proporcionan una de las mayores oportunidades para que los seres queridos puedan ayudar.

“La clave es ayudar a la persona que está deprimida, hacerle ver que entiendes que está enfermo”. “Mucha gente ve la depresión como un defecto en el carácter de las personas. Es importante entender que esta es una enfermedad que necesita ser tratada.”


Cuál es la parte más importante del cuerpo

Mi madre me preguntó un día que cuál era la parte más importante del cuerpo y no fue hasta la muerte de mi abuelo cuando lo descubrí.

Un día mi madre me preguntó: -¿cuál era la parte más importante del cuerpo? A través de los años trataría de buscar la respuesta correcta.

Cuando era más joven, pensé que el sonido era muy importante para nosotros, por eso dije, – “Mis oídos, Mamá”.

Ella dijo: “No, muchas personas son sordas y se arreglan perfectamente.Pero sigue pensando, te preguntaré de nuevo.”

Varios años pasaron antes de que ella lo hiciera.

Desde aquella primera vez, yo había creído encontrar la respuesta correcta. Y es así que le dije:

El estudiante y la araña

Haz que la mente juegue a tu favor. A veces tenemos pensamientos que nos dañan y no sirven para nada más, si aprendes a cambiarlos serás más feliz.

Había una vez un estudiante que meditaba diligentemente en su celda del monasterio. Al cabo de un rato allí sentado, creyó ver una araña descendiendo delante de su misma cara y se asustó.

Pero ahí no acaba la cosa: cada día la criatura amenazadora volvía, más grande y más fea. Tan perturbado estaba, que el joven acudió a su maestro con el problema. Le explicó que planeaba hacerse con un cuchillo para matar a la araña durante la siguiente meditación. El maestro le aconsejó que no lo hiciera. En su lugar, le sugirió que siempre que meditase llevara una tiza consigo. Cuando apareciera la araña, tenía que marcar una X en su feo y peludo vientre.

El estudiante regresó a su celda. Cuando, de nuevo, apareció la araña, reprimió su impulso de atacarla y siguió las extrañas instrucciones del maestro. Cuando más tarde fue a contarle al anciano toda la experiencia, éste le dijo que se levantara la camisa: ¡en el propio vientre del muchacho, ahí estaba la X!


En busca de la justicia

Ya sabemos que el mundo no es justo, pero eso no nos da derecho a mirar a otro lado o a añadir más injusticia

No tolero la deslealtad, ni la tolero, ni la perdono. Así como no tolero la mediocridad que impasible se pone del lado del desleal. Porque desleales hay pocos, pero mediocres hay demasiados. Y son los que dan fuerza, porque aceptan las injusticias y las apoyan. ¿Qué les diferencia del injusto? Que, al menos, el injusto tiene personalidad y sabe lo que hace. Pero lo que hace no podría hacerlo si una mayoría mediocre no le apoyase. 

 

Yo me posiciono del lado de la justicia, del débil y no quiero en mi vida ni mediocres, ni desleales por mucho poder que tengan. Yo me debo a mi misma y a mis principios.

 

No diré que es fácil ser así, porque no lo es. Y los que son como yo, lo saben. No voy a vender motos, es duro. Pero cuando alguien quiere cambiar las cosas tiene que saber que a lo que se enfrenta no es fácil. Tampoco podemos crearnos grandes expectativas porque siempre habrá injusticias y tendremos que convivir con ellas.

Qué hacer cuando te aburres

El aburrimiento es un estado emocional de insatisfacción dentro de una existencia que, durante esos momentos, se percibe como insulsa, vacía, sin sentido.

El aburrimiento es un estado emocional de insatisfacción dentro de una existencia que, durante esos momentos, se percibe como insulsa, vacía, sin sentido. Con la llegada del aburrimiento se tiene la impresión de que el gozo y las experiencias gratificantes propias de la vida han quedado detenidas. Se mantiene la aspiración de recuperar ese gozo, esa capacidad de experimentar sensaciones agradables o interesantes; sin embargo, durante el aburrimiento la persona que lo padece no está dispuesta a iniciar actividad alguna que pueda acabar con este estado, bien porque está disminuida su capacidad de actuación, o bien, porque se cree que ninguna actividad a su alcance puede cambiar la situación.

El aburrimiento se asocia generalmente a otras características psicológicas, como astenia, abulia y apatía. La astenia consiste en un cansancio que existe ya antes de haber realizado el esfuerzo. La abulia es la incapacidad para pasar de la intención de hacer algo al acto en sí mismo; y la apatía, la escasez de vida afectiva y de relación. Además, se tiene la sensación de que el tiempo va muy despacio, de que las horas transcurren lentamente, al igual que ocurre en la depresión.

¿A quiénes de vosotros les gustan las sorpresas?

Mentira, solo os gustan las sorpresas que queréis. A las demás les llamáis problemas.

Si yo fuera jefe de un ejército y esto fuera la Edad Media, si me encontrara con un castillo en lo alto de una montaña alejada, con foso, gruesas murallas y rodeado de guardianes, no huiría pensando “vaya rey tan poderoso”, daría orden de atacar diciendo “vaya un monarca tan acojonado”.

Tendemos a pensar que a más candados, más seguridad, y construimos nuestra vida en un espacio cerrado y bajo llave. Sin embargo, el ideal de seguridad es la ausencia de cerrojos. En lugar de trabajar por tener un buen sistema de seguridad, control y alarmas, quizás sería mejor hacerlo para lograr una vida de puertas abiertas que permita entrar las sorpresas. ¿Y si las cosas más bonitas aún no las hemos visto?

Es un error pensar que somos obras concluidas. Hacerlo es el principio del conformismo y de una existencia apagada: “yo es que soy así”, dirán. Cada vez sospecho más de aquellos que parecen muy seguros y cada vez admiro más a aquellos que saben decir sin esconderse “pues oye, no lo sé”. La seguridad es el traje favorito de la ignorancia. Aquel que apenas se sorprende y dice “es que yo he visto mucho”, en realidad lo que ha visto es poco. El mundo es demasiado grande para perder la capacidad de asombro.

No estás deprimido...Estás distraído.

Una bomba hace más ruido que una caricia pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida.

Distraído de la vida que te puebla, tienes corazón, cerebro, alma y espíritu… entonces cómo puedes sentirte pobre y desdichado.

Distraído de la vida que te rodea, delfines, bosques, mares, montañas, ríos.

No caigas en lo que cayó tu hermano que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones, además no es tan malo vivir solo; yo la paso bien decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad, me conozco, algo fundamental para vivir.

No caigas en lo que cayó tu padre que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Shopain a los noventa por sólo citar dos casos conocidos.

No estás Deprimido, estás Distraído…

Aerofobia: el miedo a volar.

En este artículo describimos qué es la aerofobia y algunos tratamientos para tratarla.

El 25% de la población tiene miedo a volar. Después de un accidente aéreo las personas que padecen aerofobia aumentan durante un tiempo y los fóbicos tratados empeoran.

Hay excelentes tratamientos para la fobia a volar entre las que se encuentran complejos programas de realidad virtual como los que se realizan en Universitat Jaume I de Castelló dirigido por la catedrática Cristina Botella. En estas simulaciones se recrean todas las acciones que se realizan antes, durante y después de coger un avión. Este tratamiento tiene un 90% de éxito en muy pocas sesiones.

Existen otros tratamientos como los farmacológicos, terapia cognitiva, terapia de exposición, técnicas de relajación y autocontrol, conocimientos del funcionamiento y seguridad del avión, etc.

< Anterior 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | Siguiente >

2 3 4 5 6 7 8 9

< Anterior Siguiente >